El Mundo es Salvaje

Vivimos en un mundo salvaje, opacado por la modernidad de la vida, en donde creemos que estamos viviendo al máximo pero en realidad vivimos en un lugar lo más parecido a un zoológico aunque nos proclamemos libres día tras día.

Es que si nos ponemos a analizar, la vida en este planeta nunca ha sido fácil. En la antigüedad el hombre tenía que salir a cazar por días y hasta por semanas por conseguir alimento. Mientras que la mujer tenía la difícil tarea de quedarse cuidando a los niños, lo cual era incluso más peligroso que lo que hacía el hombre, ya que en un mundo salvaje como en el que vivían antes, siempre estaban al acecho las bestias salvajes, bichos y comidas peligrosas.

Actualmente, nos sentimos amenzados y acorralados si es que tenemos que quedarnos trabajando el fin de semana, y más aún si no nos sueltan la cuerda esos 15 días al año de supuestas vacaciones.

Creo que fuimos hechos hombres y mujeres libres; libres para pensar, para decidir, para luchar por lo que queremos; pero parece que nos hemos dejado domesticar por la modernidad.

Basta salir a dar una vuelta por algún bosque remoto, y te darás cuenta el mundo en el que vivimos; cuando veas que los excrementos de un oso son tan altos que te llegan a las rodillas, cuando sientas a lo lejos el aullido de un lobo, o más aún, escuches el rugido de un león, te darás cuenta que el mundo es salvaje.

Cuando te das cuenta que una serpiente ataca tan despiadadamente a su presa no porque es mala, sino porque si no aprovecha esa oportunidad, tal vez no coma en meses. Y nosotros nos enojamos si nos sirven la sopa fría.

Creo que nunca encontrarás a un tigre con “depresión”, o a un águila que no quiere volar porque es lunes y quiere dormir un poco más; de seguro jamás verás a un pez que no quiere nadar; ellos están en un mundo para el que fueron creados y así viven.

Estoy seguro que hace miles de años cuando el hombre era nómada aún, no existían esas tonterías de estrés, ansiedad, decepción; lo único que tenían era fe, optimismo, confianza, astucia y seguridad en sí mismos, creo que esa es nuestra naturaleza.

Mientras hoy ponemos nuestras esperanzas en cualquier estúpido que se siente en una silla presidencial por 4 o 5 años a “gobernarnos” y que casi indefectiblemente terminará decepcionándonos.

¿Crees que fuimos llamados para vivir así?

Yo estoy seguro que dentro de cada hombre y cada mujer que está leyendo estás líneas aún queda dentro de sí un poco de salvajismo(del bueno).

Dime si acaso una caminata al aire libre, el sonido del mar, el cantar de los pájaros y el repicar de la lluvia en tu ventana ¿no te hacen reconectarte con este mundo salvaje? no es en ese momento donde afloran pensamientos y reflexiones de dentro de ti.

Me encanta conocer a los famosos “mochileros”, aquellos aventureros que a veces con $20 dólares en el bolsillo o incluso con menos se lanzan a recorrer el mundo; a ellos los podrás ver con hambre, pero no con “depresión”, son personas que han recuperado un poco de esa alma salvaje que poseemos.

Creo que es tiempo de recuperar ese optimismos, esa ganas de salir, de vivir libres; no, no te estoy pidiendo que te hagas mochilero y salgas a viajar por el mundo, durmiendo en cualquier lugar, pero empecemos a recuperar esa libertad que la modernidad nos ha quitado.

No se si has tenido la oportunidad de ver animales salvajes en su hábitat, pues yo sí, y también los he visto en un zoológico y creéme, la diferencia en sus rostros y en su mirada es abismal. Y si no has tenido esa oportunidad, visita unas oficinas con empleados el lunes por la mañana y dime qué expresiones ves en el rostro de esas personas.

Apaga ese bendito celular, te prometo que puedes ir de un lugar a otro sin él, desconéctate por dos o tres días de todo aparato tecnológico, abraza un árbol, báñate en el mar(desnudo si quieres), pero haz algo que te conecte con tu hábitat, con tu verdadera esencia.

Luchemos por recuperar esa vida que la tecnología ha querido imponernos; hace cuanto que no duermes bajo las estrellas, hace cuánto que no cosechas y cocinas tus propios alimentos.

Vinicio, pero no tengo los recursos para hacer todo lo que dices, mi economía no está estable para vivir esa vida, me dirán algunos.

Primero, déjame decirte que eso no es cierto, segundo… muchas de las cosas que te he nombrado aquí son GRATIS!!!

En mis entrenamientos presenciales y en línea, siempre separamos un momento, para demostrarte matemáticamente que puedes viajar, que puedes comer, que puedes darte hasta algunos lujos, si utilizas las herramientas correctas.

Me llena de orgullo cuando veo a mis alumnos viajando, recorriendo el mundo, comprándose lo que tanto han soñado, luego de haber tomado uno de mis entrenamientos, y todo esto, de manera tan natural, como debería de ser.

Si te interesa recuperar esa vida, y sientes que la economía te limita, te invito a ser parte de mi entrenamiento LA TRANSFORMACIÓN TOTAL DE TU ECONOMÍA. Un entrenamiento que está revolucionando la forma de manejar tus finanzas personales, en dónde descubrirás, entre otras cosas, cómo salir de deudas, cómo pensar y actuar como millonarios(para luego serlo), cómo hacer realidad tus sueños, y como incrementar tus ingresos de manera constante mes tras mes.

Si esto resuena contigo, envíame un mensaje a mi WhatsApp para que seas parte del mismo, por una inversión simbólica puedes empezar a estudiar este entrenamiento hoy mismo.

Haz click en el siguiente botón:

.

Vinicio Ramos

Dedicado a transformar la vida de las personas.

  

Instagram has returned invalid data.
SÍGUEME EN INSTAGRAM:
Instagram has returned invalid data.